martes, 18 de agosto de 2015


El fin de la historia



El día que el verbo
desterrado
escape de tu razón
me sentaré a tomar el té
en un hotel sin paredes
caminaré
por el Prado
satisfecho de verdes
y puentes
respirare silencios
compartidos
piedras tibias
poetas ausentes
me harán compañía
allí solemnemente
sin prisa
proclamare el fin de mi historia
solo un pensamiento
me unirá a ti
y  separará de la muerte.