domingo, 19 de abril de 2015



Las horas




Faltan algunas horas para volver a verte
no tengo ganas de contarlas
solo quiero que salten cercos
que ofrenden su falsa cercanía
que derriben muros perplejos de contemplar
la sagrada alquimia que nos repele 
que rompan  las vidrieras de la avenida
y solo pueda ver tus ojos en  lágrimas rotas
confidentes de  las aceras 
al verme hablar solo y saltar charcos sin agua
solo quiero que las horas ardan
pensarte detrás de un escritorio
me separa y me une a ti
y a un barco casi invisible
solo quiero poder contar
las luces de los edificios que te rodean
los patios que se interponen entre nosotros
los semáforos a los que no les haces caso
faltan algunas horas para volver a verte,
no son horas que  conozcan segundos ni agonías
no son horas que se disuelvan en la arena
no son horas tuyas ni mías  
son horas de fábula  de mitad encuentro.
Horas de Dios...









No hay comentarios:

Publicar un comentario