martes, 18 de agosto de 2015


El fin de la historia



El día que el verbo
desterrado
escape de tu razón
me sentaré a tomar el té
en un hotel sin paredes
caminaré
por el Prado
satisfecho de verdes
y puentes
respirare silencios
compartidos
piedras tibias
poetas ausentes
me harán compañía
allí solemnemente
sin prisa
proclamare el fin de mi historia
solo un pensamiento
me unirá a ti
y  separará de la muerte.

miércoles, 24 de junio de 2015


Te puedo dibujar en un poema



Te puedo dibujar en un poema
con  colores sin sed
pensamientos insignificantes
y la expresa dimensión de tu ausencia

puedo dibujarte en un poema
con caligráficas omisiones de tu Yo
un collage de  sueños incumplidos
tus piernas altas y hambrientas

puedo dibujarte en un poema
aunque no hable jamás de tu indiferencia
no entienda nada de intertextualidades
y te vea  a través de una ventana rota

te puedo dibujar en un poema
tu sonrisa tenue
los dos sin mirarnos
en un sueño baldío

cuando las luces nazcan
te dibujaré callada
sobre un viento azul
en una  calle antigua.










domingo, 19 de abril de 2015



Te pienso




Cómo descubrirte
en tu ensimismada belleza
cómo enredar la luna
a tu pelo suelto de anocheceres
cómo crear  un microcosmo
con  la ternura de tus ojos
cómo llegar a lo alto de tu juventud infinita
que asume todos los secretos perdidos
cómo describirte tan solo con palabras
cuando eres más que la suma
de todas las letras del universo
que se expande y te crea en cada momento
cómo acercarme a ti
tan vasta en tu hermosa lejanía
en la noche un susurro pasajero
rozara tu gracia
sabrás que te pienso y serás eterna.






Fotografía





Mirando tu foto
en esta noche
larga de soledades
tu estas presente
sobre mi cama triste
mares de recuerdos me cercan
tengo miedo
no sé nadar
no sé olvidarte.












Las horas




Faltan algunas horas para volver a verte
no tengo ganas de contarlas
solo quiero que salten cercos
que ofrenden su falsa cercanía
que derriben muros perplejos de contemplar
la sagrada alquimia que nos repele 
que rompan  las vidrieras de la avenida
y solo pueda ver tus ojos en  lágrimas rotas
confidentes de  las aceras 
al verme hablar solo y saltar charcos sin agua
solo quiero que las horas ardan
pensarte detrás de un escritorio
me separa y me une a ti
y a un barco casi invisible
solo quiero poder contar
las luces de los edificios que te rodean
los patios que se interponen entre nosotros
los semáforos a los que no les haces caso
faltan algunas horas para volver a verte,
no son horas que  conozcan segundos ni agonías
no son horas que se disuelvan en la arena
no son horas tuyas ni mías  
son horas de fábula  de mitad encuentro.
Horas de Dios...













Quiero escribir un poema
en que inspirarme
solo tengo delante
una computadora, un libro
y un recuerdo
que me quema la garganta
como un whisky a un abstemio
me hace sentir las venas
como un ómnibus lleno
me hace escribir sin sentido
cosas como
el oso
camina sobre las aguas
mientras piensa en el destino
o la taza de chocolate se derrama
como un milagro de tres pesos
pero solo tengo ante mí la computadora
poblada de tus fotos vacías
el libro de poemas silencioso que habla de ti
y el recuerdo ardiendo como hielo
susurrándome pasados inenarrables
y ya no tengo ganas de escribir...